¿Quién soy yo?

-Macarena Martini González-

¿Quién soy yo?

Desde pequeña sentí la vocación de dedicarme a una profesión relacionada con la ayuda social. Así que con esa idea estudie el Grado en Derecho, a la vez que me formaba en distintos ámbitos de la ayuda social.

Ya desde el inicio de mi carrera como abogada vi que mi máximo potencial estaba en lo relacionado con la comprensión humana: la gestión emocional, la empatía, y la escucha activa, etc. Lo que me facilitaba enormemente llegar a acuerdos satisfactorios para todas las partes, la resolución de conflictos, y el trato con las personas con las que trabajaba, y me permitió ascender muy rápido profesionalmente.

Llego un punto en el que vi, que aunque tenía un buen puesto como abogada, donde realmente me iba a sentir realizada, era en el ámbito del desarrollo del potencial humano, así que empecé a formarme en psicología humanista, desarrollo personal, gestión emocional, y a compaginar mi trabajo de letrada con el acompañamiento emocional a través de diversos voluntariados.

El camino hasta lograr dedicarme exclusivamente al desarrollo personal y acompañamiento emocional fue en ocasiones complejo. Pero recorrerlo compaginando estos dos mundos aparentemente tan distintos, me hizo crecer mucho tanto personal como profesionalmente.

En el ámbito jurídico, me permitió gestionar equipos de personas desde una perspectiva muy humana, y aprendí mucho sobre la importancia de la gestión emocional en el mundo empresarial.

En el ámbito del acompañamiento emocional, la formación de 3 años y medio en Psicología Humanista Gestalt, en la Escuela de Psicoterapia Equipo Centro, y durante 1 año en Bioenergética Integrativa, en la Escuela Madrileña de Bioenergética Integrativa, y las diversas formaciones que he ido completando a lo largo de estos años, me aportaron herramientas para acompañar a personas en su proceso de autoconocimiento, aprendiendo sobre las emociones y su función, sobre cómo se manifiestan corporalmente, sobre  los procesos de duelo, la ansiedad, la exigencia, el autosabotaje, la dependencia emocional, y un largo etc. de “enredos” en los que todas las personas nos vemos inmersas en algún momento de nuestra vida.

En los últimos años ha crecido mi interés por la neurociencia, razón por la cual decidí cursar el Grado de Psicología, con el fin de adquirir el conocimiento científico de los procesos mentales, cognitivos y conductuales del ser humano.

En la decisión de reorientar mi vida profesional hacía el acompañamiento emocional, y dejar de compaginar ambas cosas, fue también fundamental ir a terapia.

Comencé a ir raíz de una crisis personal, un proceso de duelo que resquebrajo el sistema de creencias con el que había funcionado hasta ese momento; no conseguía entender que me estaba pasando. A través de la terapia comencé a identificar mis “enredos”, quién era yo, cuales eran mis heridas, cómo dominaban mi vida y mi manera de relacionarme con los demás, y desde ahí pude empezar a aceptarme, a quererme y a vivir una vida más auténtica. Me ayudo a tomar la decisión de dedicar todos mis conocimientos y energía, a acompañar a otros/as en sus propios caminos de desarrollo personal.

¿Por qué la enredadera? ❭

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies